desbroce de finca

El proceso de desbroce de parcelas

Cuando nos planteamos edificar en Madrid, en muchas ocasiones, el proceso de desbroce de parcelas es el primer paso que debemos dar para conseguir un terreno totalmente homogéneo. No obstante, lo más habitual es ver este tipo de labores por un fin meramente estético o para proteger una zona que contiene vegetación.

El desbroce consiste en la limpieza, cuidado y poda de las zonas verdes situadas en un terreno determinado. Aunque no es una actividad que requiera de una gran formación para realizarla, sí es cierto que necesitamos algunos conocimientos mínimos.


En el desbroce de parcelas, existen más riesgos de los que a priori son aparentes


Riesgos que entraña el desbroce

Entre los principales aspectos por los que llevamos a cabo esta actividad, destacan los relacionados con los árboles. No debemos olvidar que aquella superficie de arboleda con grandes y pesados troncos que necesitan ser podados o cortados conlleva implícitamente un riesgo: el derrumbe.

Para evitar este tipo de daños, es imprescindible que realicemos un estudio previo acerca de la forma en la que vamos a realizar el corte y de la dirección en la que se hace aconsejable su derribo. De esta forma, podemos elegir dónde va a caer el tronco una vez que se tale, algo que hay que tener muy en cuenta antes de comenzar a cortarlo.

De hecho, el impacto sobre una persona puede ser incluso mortal. La velocidad que adquiera vendrá dada por la altura y el peso del tronco. Pero hemos de prestar atención: no solo se corre riesgo con la caída del tronco. En muchas ocasiones, la tarea de desbroce deriva en la caída de vegetación frondosa. Esta puede producir que nos quedemos atrapados si no extremamos las precauciones.

Por otra parte, cabe destacar que las labores de desbroce también pueden ser realizadas mediante la conducción de maquinaria. Ello implica un nivel superior de conocimientos, puesto que hemos de estar capacitados para el manejo de estos vehículos.

Mediante su uso, es fundamental valorar todos los riesgos que la limpieza de la vegetación conlleva, pues el tiempo de reacción en un automóvil es más reducido.

Es más que aconsejable que, previamente a comenzar con el desbroce, comprobemos dónde están situados los elementos eléctricos. No es extraño que el cableado quede tapado por la distinta vegetación.

Para evitar este peligro, es necesario que suprimamos los suministros eléctricos en el momento en el que vayamos a comenzar con el trabajo. De esta forma, si nos encontráramos con algún elemento no observado anteriormente, no se produciría ninguna descarga.

Por último, las raíces también conllevan un riesgo que hemos de tener en cuenta, puesto que de ellas depende la estabilidad del suelo.

En conclusión, el proceso de desbroce de parcelas es una importante labor en la que debemos prestar atención a diversos factores, por eso te recomendamos ponerte en manos de profesionales para su realización.

Sin comentarios

Añadir un comentario