info@sanyu2000.es
691954101/666970891  

Demolición por deconstrucción

Demolición por deconstrucción

La demolición por deconstrucción es un método mediante el cual conseguimos recuperar los materiales con los que se levantó un edificio que sean susceptibles de ser reutilizados. Esta técnica entraña una minuciosa retirada de residuos y su óptimo reciclaje, y recibe también el nombre de derribo verde o proceso de construcción invertido.

Un sistema con el que tratamos de evitar o minimizar los daños medioambientales que originan las intervenciones de estas características, como las emisiones de gases de efecto invernadero. Dicha alternativa se empezó a poner en práctica en 2009 en los Estados Unidos. En la actualidad, cada vez está más extendida, principalmente porque persigue la sostenibilidad.

Antes de la irrupción de este nuevo concepto, lo habitual era transportar todos los escombros al vertedero sin importar su naturaleza. Sin embargo, ahora los residuos los gestionamos de una manera diferente, pues van a contenedores específicos para que puedan recibir el tratamiento más adecuado. 


Su impacto en la naturaleza se reduce considerablemente


Las fases del proceso de demolición por deconstrucción

Debemos identificar dos fases claramente diferenciadas dentro de un proceso de demolición por deconstrucción. La primera es la que tiene que ver con todos los trabajos previos que hemos de realizar y la segunda se corresponde con su ejecución material.

En cualquier caso, hemos de tener en cuenta varios factores, como las condiciones que presenta el lugar de trabajo , la relación de las instalaciones a demoler con otras estructuras y las características de los materiales con los que vamos a trabajar.

Trabajos previos

En primera instancia, el objetivo principal que debemos perseguir es el de establecer las medidas de seguridad necesarias (andamios, métodos para la evacuación de materiales, equipos de protección personal, etcétera) para llevar a cabo la deconstrucción con total garantía.

Por otro lado, hemos de delimitar el alcance de estos trabajos y, para ello, conviene realizar una meticulosa inspección del terreno. Los locales o habitáculos del edificio que hayan servido para el almacenaje de productos tóxicos o contaminantes han de recibir un tratamiento especial por nuestra parte.

Además, hemos de apuntalar aquellos elementos que puedan ocasionar desprendimientos incontrolados. En esta fase tenemos la obligación, asimismo, de solicitar las licencias obligatorias e informar a las entidades y organismos que puedan verse afectados.

Ejecución material

Una vez que ponemos en marcha la ejecución, debemos seguir una serie de criterios de carácter general. En resumen, los trabajos hay que desarrollarlos en sentido inverso al de la construcción lógica del edificio, es decir, planta por planta y de manera descendente.

En definitiva, el desarrollo ordenado de cada etapa de la demolición por deconstrucción nos permitirá aprovechar al máximo los materiales y elementos constructivos sin que sea incompatible con la seguridad y el éxito del proceso. Consulta diferentes métodos de demolición y encuentra el que más se adapte a tus necesidades.

Sin comentarios

Añadir un comentario